El bibliotecario infantil y juvenil debe trabajar para crear una biblioteca útil e imprescindible. Un espacio en el que tanto la población infantil como la adulta se sientan cómodas y en el que se satisfagan sus necesidades culturales y de ocio. Para ello se requiere un gran compromiso por parte del personal de biblioteca de servicios infantiles y juveniles. Un compromiso que va desde la formación y el desarrollo continuo hasta estar constantemente informado de las tendencias para ese núcleo poblacional. Sin olvidar la necesidad principal de identificar las necesidades de la comunidad de usuarios a la que se dirige y la continua demostración del valor e impacto de la biblioteca infantil.

Recientemente se han revisado y publicado las «IFLA Guidelines for Library Services to Children aged 0-18» (Pautas de la IFLA para servicios bibliotecarios infantiles de 0 a 18 años). De dichas pautas me gustaría destacar tanto la misión de la biblioteca infantil para su conocimiento tanto a profesionales como al resto de personas (usuarias y no usuarias de bibliotecas) como las competencias y conocimientos que debe tener el personal bibliotecario infantil y juvenil.

La misión de la biblioteca infantil es servir como un centro de información, aprendizaje y cultura, que adquiera y proporcione un acceso significativo a la información, programas y servicios apropiados para la edad y la capacidad en idiomas relevantes para la comunidad multicultural infantil, sus familias y cuidadores. El apoyo a la alfabetización, el aprendizaje y la lectura son universalmente reconocidos como

Según la IFLA Children and Young Adults Section, el personal de biblioteca debe disponer de las siguientes competencias y conocimientos para desarrollar un trabajo eficaz y competente sobre la población infantil y juvenil:

  1. Entender las teorías del desarrollo y psicología infantil, incluyendo la comunicación, el lenguaje y la alfabetización, y sus implicaciones para los servicios de la biblioteca.
  2. Utilizar las técnicas establecidas para identificar las necesidades de la población infantil y sus familias en la comunidad local.
  3. Diseñar, entregar efectivamente y evaluar una variedad de programas y actividades divertidas y atractivas para satisfacer las necesidades de toda la población infantil de la comunidad local.
  4. Demostrar el conocimiento y la gestión de la cultura infantil actual: literatura, juegos, música y películas, uso infantil de contenidos digitales y medios de comunicación, y de otros materiales que contribuyan a una colección infantil diversa, inclusiva y relevante.
  5. Mantenerse informado sobre las tendencias de las tecnologías emergentes, el mundo digital y los medios sociales y sus implicaciones para los servicios bibliotecarios infantiles.
  6. Cultivar un ambiente acogedor y de apoyo para la población infantil y sus familias a fin de facilitar el acceso a la participación en los recursos, programas y actividades de la biblioteca.
  7. Facilitar la participación de la comunidad y la creación de asociaciones.
  8. Comunicar y colaborar en asociación con otras organizaciones que atienden a la población infantil y a sus familias en la comunidad para lograr objetivos comunes.
  9. Comunicarse efectivamente con la población infantil y sus familias.
  10. Establecer metas, desarrolla planes y prioridades para el servicio de la biblioteca infantil.
  11. Trabajar de manera creativa y efectiva con sus colegas para lograr las metas y prioridades de la biblioteca infantil.
  12. Planificar, administrar, controlar y evaluar los recursos presupuestarios disponibles de la biblioteca infantil para ayudar a cumplir con los objetivos de servicio.
  13. Practicar la autoevaluación, adaptar y emprender oportunidades de desarrollo profesional de manera continuada.

Para tener más información sobre las competencias del personal bibliotecario infantil, no dudes en echar un vistazo a los siguientes documentos:

Imagen superior cortesía de Shutterstock

Fonte: Julián Marquina